Abierto reto del crimen organizado al nuevo régimen de López Obrador

Como un reto macabro al nuevo régimen y en abierto acto de intimidación, bandas criminales enviaron mensajes a maestros y académicos de Guerrero, en los que le piden el 20 por ciento de sus aguinaldos so pena de sufrir daños físicos en su persona, familiares o bienes materiales.

Esto ocurre a tan sólo seis días de la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de México, en lo que constituye una abierta provocación a un gobierno que ha prometido la pacificación del país y la normalización de las relacioners ciudadanas en todo el territorio.

Según cálculos de las autoridades mexicanas, en la actualidad hay un total de 36 mil personas desaparecidas y 1.100 fosas clandestinas.

“No se tienen capacidades institucionales para identificar a todos los desaparecidos, hay más de 26 mil cuerpos sin identificar”, ejemplificó Encinas Rodríguez antes de solicitar apoyo a la CIDH para iniciar un protocolo de actuación conjunta en casos de desapariciones bajo los estándares del derecho interamericano.

El secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, aceptó la oferta de crear un mecanismo de búsqueda que será discutido en sucesivos encuentros.

La CIDH contemplará una visita a Nuevo Laredo, donde se acumulan más de 50 denuncias de desapariciones forzadas sin una investigación abierta.

“Agradecemos la postura del nuevo Gobierno mexicano, no es habitual que un Estado reconozca los hechos y no adopte ninguna posición defensiva”, indicó Abrão.

El subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de México, Alejandro Encinas Rodríguez, reconoció que el nuevo Gobierno de su país deberá afrontar una “grave crisis humanitaria”, que acumula serios problemas de desapariciones forzadas.

Mientras el nuevo gobierno hacía estas declaraciones, desde hace 6 días en Guerrero grupos delictivos iniciaron un método inédito de extorsión a los maestros para que les entreguen parte de su aguinaldo.

Directores y maestros de la preparatoria uno de la Universidad Autónoma de Guerrero, ubicada en Chilpancingo, recibieron mensajes vía WhatsApp para que entreguen parte de las prestaciones que reciben a fin de año. Les pidieron el 25% de su aguinaldo.

Los maestros dijeron que el grupo donde se encuentran docentes y directores de la universidad se creó recientemente.

“No sabemos si es alguien adentro porque están dando los teléfonos están dando los nombres o sea como qué hay alguien adentro que está dando la información. En algunas escuelas incluso están tratando ahí de acortar los tiempos para las vacaciones”, apuntó Cuauhtémoc Saavedra, coordinador de comunicación social de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro).

Recibieron este mensaje:

“Mis estimados directores, la patria les necesita con su 25 por ciento de su aguinaldo, el de ustedes y sus maestros. Voy a estar muy al pendiente en sus escuelas”.

Ante las amenazas, algunas escuelas en Chilpancingo, como la primaria “Lázaro Cárdenas”, adelantaron las vacaciones de fin de año en el turno vespertino.

El plantel fue cerrado después de que el subdirector fue sacado del plantel por hombres armados, el pasado 22 de noviembre, y liberado horas después.

La semana pasada maestros de Chilapa, Acapulco, Coyuca de Benítez y la Sierra de Guerrero, denunciaron extorsiones y amenazas de grupos delictivos, por WhatsApp, y suspendieron clases.

Desde antes del cambio de Poderes en el país, el dirigente de la Coordinadora Estatal de trabajadores de la Educación(Ceteg), Arcángel Ramírez Perulero, confirmó que el crimen organizado está extorsionado a los maestros de la región de la Montaña Baja, y la Sierra, con sus salarios relativos al mes de diciembre, principalmente.

En conferencia de prensa, destacó que los maestros de las escuelas de educación básica de los municipios de la Montaña Baja suspendieron clases debido a que a través de mensajes en whatsapp la delincuencia organizada les exige que les entreguen parte de su aguinaldo.

El dirigente de la Ceteg, Ramírez Perulero, demandó en conferencia de prensa en esta capital, que el gobernador Héctor Astudillo Flores, que garantice la seguridad de los profesores de esa región que es azotada por los grupos de la delincuencia organizada desde hace años.

En 2017, los maestros de los municipios de Chilapa, Zitlala, Ahuacuotzingo, José Joaquín de Herrera y Atlixtac, todos ubicados en la Montaña Baja de Guerrero, cerraron los centros educativos por varias semanas debido a las amenazas de extorsión y de secuestro “hoy se está viviendo la misma situación, y estamos viendo que el gobierno no está haciendo nada”.

También recordó que “apenas en Chilpancingo, en una escuela primaria (Lázaro Cárdenas), los maestros acordaron que permaneciera cerrada, debido a que desde hace unos días su director fue privado de su libertad por hombres armados, aunque horas después lo soltaron”.

You may also like...