Demandan a AMLO y Salud por falta de reglas de operación del INSABI

Mientras la cifra oficial de fallecimientos en México por la pandemia rebasa los 35 mil, el INSABI está paralizado, no está funcionado, carece de medios para atender a la población y lo peor: no tiene reglas de operación.

El retraso en la operación del INSABI es un asunto grave, que vulnera los derechos de 60 millones de mexicanos que no cuentan con seguridad social y que están en serio riesgo frente a la enfermedad.

Por ello, la dirigencia nacional del PAN presentó una denuncia para que la Secretaría de la Función Pública inice un procedimiento por faltas administrativas graves, en contra de los titulares del Poder Ejecutivo, la Secretaría de Salud y el Instituto de Salud para el Bienestar, por ser omisos, violar la ley y retrasar la operación del INSABI. 

La pandemia cobra cientos de vidas día con día, afectando sobre todo a la población de menores recursos y a quienes no tienen acceso a instituciones de salud.

Hoy la urgencia está en fortalecer las capacidades de nuestro sistema de salud, es increíble que a 6 meses de entrar en funciones en el INSABI todavía no sepan como van a organizarse.

En su momento advertimos que era un error desaparecer el Seguro Popular, sobre todo, ante la improvisación con la que se hizo la reforma a la Ley General de Salud y se creó este nuevo sistema de “salud para el bienestar”, que prometió salud nórdica, pero que solamente está entregando sufrimiento, desabasto de medicamentos y obstáculos para que los enfermos sigan recibiendo sus tratamientos.

El decreto de la reforma mandataba al Ejecutivo Federal a que emitiera las disposiciones reglamentarias del INSABI dentro de los 180 días siguientes a su entrada en vigor, plazo que se cumplió el pasado 30 de junio de 2020, sin que exista el mínimo indicio de que la situación va a corregirse.

Es evidente que desde el principio el gobierno federal actuó sin una planeación adecuada y hoy están rebasados, hay un desprecio hacia la población que se atendía en el Seguro Popular, nula voluntad de coordinación con los estados y una franca ignorancia e incompetencia, personificada en Juan Ferrer Aguilar, titular del

INSABI, arqueólogo tabasqueño, designado por López Obrador para emprender su transformación al sistema de salud.

El gobierno federal es responsable del agravamiento de la crisis sanitaria, por no planear a tiempo e incumplir con las leyes que se crearon en esta misma administración en materia de salud.

La irresponsabilidad no puede quedar impune, ni tampoco prolongarse, si los funcionarios federales no pueden cumplir, o no los dejan trabajar, deben renunciar para que alguien más se haga cargo. No podemos mantener la misma farsa, INSABI será incapaz de cumplir con las promesas presidenciales de atención universal gratuita y de calidad. Urge corregir los errores.

Sin reglas de operación, nos preocupa el uso que se esté dando al Fondo de Salud para el Bienestar y a los 40 mil millones de pesos que se autorizaron liberar para ser administrados por INSABI. Sería una tragedia que este dinero, originalmente guardado para financiar enfermedades de alto costo como cánceres, enfermedades cardiovasculares o respiratorias, se use ahora para los fines de un proyecto político.

Exigimos a la Dra. Irma Erendira Sandoval su urgente intervención para que se aplique la ley: El Presidente López Obrador, al Secretario de Salud y al titular del INSABI incumplen con un mandato legal, propio de su cargo, funciones y atribuciones, son responsables de violar las normas del servicio público y vulneran el derecho a la salud.  

Debe iniciarse un procedimiento de responsabilidad administrativa en su contra por la omisión en la expedición de las disposiciones reglamentarias del INSABI. Debe obligárseles a trabajar en atender las necesidades del sistema de salud que hoy están en incertidumbre, expedirse los reglamentos, reglas claras para el uso de los fondos, clarificar los procedimientos para la entrega de recursos a las entidades federativas y ampliar la cobertura de enfermedades que provocan gastos catastróficos, de lo contrario habrá más sufrimiento y muertes evitables. 

 

You may also like...