Los tres tsunamis para la economía mexicana este año

La economía mexicana enfrenta este año tres retos de los cuales dependerá que continúe creciendo: el proceso electoral en México, la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la implementación de la Reforma Fiscal de Estados Unidos.

Así lo advirtió el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, al señalar que pese a la coyuntura actual, México ha cumplido con sus metas económicas con políticas prudentes y conservadoras, que fortalecen el crecimiento y la generación de empleos.

Observó que el país ha logrado destacar entre las economías del G20 y de América Latina, al alcanzar al cierre de 2017 un superávit primario, y lograr la estabilización de su deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB).

En su participación en el Seminario de Perspectivas Económicas que organizó el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), dijo que ante un entorno de incertidumbre a nivel mundial que prevalece desde el año pasado, las reformas estructurales implementadas por la actual administración, siguen siendo pieza clave para continuar por la ruta del crecimiento y el incremento de la productividad.

Muestra de ello, dijo el responsable de las finanzas del país, es la generación de más de tres millones de empleos formales y los 80 mil millones de dólares comprometidos de inversión en el sector energético producto de estas reformas.

González Anaya destacó que la economía mexicana es competitiva, pero además puede enfrentar y superar episodios de incertidumbre.

El titular de la Secretaría de Hacienda destacó que en los últimos cinco años la base de contribuyentes en México se incrementó de 38 millones en 2012 a 64 millones de causantes al cierre de noviembre de 2017.

Asimismo, estableció las previsiones del crecimiento de la economía para este año de 2.2 por ciento; una inflación tendiente al 4.0 por ciento, ya que “las alzas registradas de enero al parecer son atípicas” y un tipo de cambio dólar-peso más estable rondando posiblemente por debajo de los 19.00 pesos.

De su parte, el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, aseveró que los factores que llevaron a la inflación a niveles de 6.7 por ciento al cierre de 2017, “son transitorios”, por lo que aseguró, se comenzará a ver una reducción a partir de este mes.

Sostuvo que la inflación continuará con una tendencia descendente a lo largo del año, acercándose a la meta de 3.0 por ciento más/menos un punto porcentual hacia el cierre de 2018.

En su turno, durante el Seminario de Perspectivas Económicas, explicó que el repunte en la inflación hacia finales del año se debió al alza en los precios internacionales del gas natural.

Así, señaló que en la primera mitad del año afectó la depreciación del tipo de cambio y el aumento en los precios de los combustibles, mientras que hacia el último trimestre del año fue el incremento del gas LP, además de algunas frutas y verduras.

Díaz de León reconoció que se enfrentan tiempos adversos, tiempos en los que “la inflación ha alcanzado niveles que no se habían registrado en muchos años, tenemos plena conciencia de los choques que están afectando la inflación”.

Recordó que la depreciación del tipo de cambio, que derivó de la incertidumbre por la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), dio lugar a un incremento generalizado en los precios de mercancías, incluyendo alimentos y tabaco.

Mientras que en servicios la afectación se vio más moderada y está ligada a los efectos indirectos de las alzas en combustibles como las gasolinas y el gas LP, este último debido a condiciones climáticas en Estados Unidos que además presionó precios de frutas y verduras por cosechas tardías, y los bajos inventarios de propano en ese país.

“Estos efectos se considera transitorios y deben de revertirse en el futuro cercano, pero tuvieron una incidencia muy importante en la inflación del cierre del año”, aseveró.

El gobernador del instituto central observó que se mantienen los riesgos para un incremento den la inflación derivados de los movimientos del tipo de cambio, influenciado por la definición de la relación bilateral con Estados Unidos, a lo que se suman factores de demanda.

Puntualizó que para alcanzar la meta de inflación se deben cumplir tres condiciones: que el tipo de cambio mantenga un comportamiento ordenado, que la inflación no subyacente no tenga choques adicionales y que el mercado laboral tenga un comportamiento adecuado.

You may also like...