Paralizado el gobierno ante la más grave y peligrosa crisis ambiental en México

Después de 5 días de evidente polución ambiental, que se hizo tangible por el olor a quemado el pasado fin de semana, la secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Josefa González Blanco, informó que ya tienen la propuesta para designar al titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME), acéfala desde febrero de este año.

Condicionando la entrevista a «sólo dos minutos», al salir de Palacio Nacional luego de «la mañanera» del Presidente López Obrador, declinó hablar sobre la crisis ambiental que sufre la Ciudad de México por los altos niveles de contaminación que prevalece desde el viernes de la semana pasada debido, entre otras cosas, a una serie de incendios forestales.

La secretaria solamente se limitó a decir que ya está la terna con «el perfil del profesional idóneo de quien debe ocupar la responsabilidad» como titular de la Comisión Ambiental, que le harán llegar al Presidente, y mientras dicha Comisión «ha estado operada por uno de los grandes expertos del aire que es Sergio Sánchez, el subsecretario de gestión».

La funcionaria se abrió paso entre los reporteros, sin abundar en las medidas que la población debe implementar ante esta, que es una de las contingencias ambientales más graves que ha vivido la ciudad y de la que las autoridades de Salud tampoco han dado pormenores sobre los daños que ha causado y que podría causar a población abierta.

De acuerdo con la Gaceta de la UNAM, las partículas PM2.5, que han estado flotando durante toda la semana, son las más dañinas y han sido catalogadas por la Organización Mundial de la Salud como carcinógenas, es decir, que a largo plazo, producen cáncer, señala la Doctora Ana Rosa Moreno, de la Faculta de Medicina de la UNAM.

Por ello, advirtió de antemano que la contingencia aplicada el miércoles 15 pasado (pese a que la emergencia se sintió desde el 9 de mayo) «llegó tarde, es muy peligroso pasar más de tres días con esta concentración de contaminantes; lo más recomendable es quedarse en casa y no abrir ventanas hasta que haya menos partículas».

Las partículas de 10 micras, que son las que normalmente se miden en el ambiente, son arrastradas por el moco, y de esta manera se filtran, pero entre más pequeñas sean, más peligro representan porque no se filtran y se van directo a los pulmones, comenta la doctora Moreno.

«Un estudio en Inglaterra comparó cerebros de personas que habían vivido en México contra otras zonas urbanas de ese país. En los que vivieron en México se encontraron metales pesados, y la única explicación era que en el aire había partículas de estos, y las de menos de 2.5 micras, llegan al alveolo, que es donde ocurre el intercambio gaseoso y se traslada directamente al torrente sanguíneo».

En México tenemos aproximadamente 21 mil muertes al año asociadas con la mala calidad del aire, pero subestimamos el problema porque para nosotros la contaminación es algo cotidiano, y cuando un problema se vuelve cotidiano, no se percibe.

Vivimos con la polución y cuando vamos a otros lugares, vemos mejoría en nuestro sistema respiratorio, no hay flema, ni ojos rojos, ni resequedad. Lo contrario ocurre con quienes visitan la ciudad porque presentan síntomas que no tienen en su lugar de origen. Nos hemos adaptado, pero no significa que no suframos efectos.

Sin embargo, pese a este panorama de gravedad, Josefa González Blanco sólo se limitó a hablar sobre los integrantes de la Comisión Ambiental de la Megalópolis «trabajan a marchas forzadas y arduamente» con el gobierno de la Ciudad de México y del Estado de México «para combatir la crisis ambiental que mantiene una mala calidad del aire en el Valle de México».

De acuerdo con la Gaceta de la UNAM, hay riesgo de mortandad para la gente más vulnerable cuando:

  1. Hay picos como la de esta contingencia
  2. Hay una exposición aguda
  3. Cuando las concentraciones son más altas.

Todos estamos en riesgo, apunta la doctora Moreno, los bebés y los ancianos están en mayor peligro: “Los bebés no deben salir bajo ningún motivo de sus casas.

Es importante que no se abran las ventanas, pues al intentar ventilar, lo único que conseguiremos será que entren los contaminantes. Los niños tampoco deben estar expuestos, ni las personas de la tercera edad

Tampoco quienes padecen enfermedades respiratorias o crónicas, como asma, alergias, pues presentan una vulnerabilidad mayor, dado que el cuerpo no puede manejar el estrés biológico de la contaminación aunado a enfermedades como la diabetes, la hipertensión, o de algún otro tipo y es cuando ocurren los fallecimientos”.

 

El decreto de Contingencia llegó de forma tardía, dijo, ya que “es muy peligroso pasar más de tres días con esta concentración de contaminantes.La contingencia llegó tarde porque no hay legislación, pero no podemos estar con las manos amarradas, debemos actuar, eso implica que todos tomemos acciones”.

«Se necesita un cambio para bien, hacer que todos participemos y se exija la verificación de los vehículos contaminantes como los camiones de pasajeros, de volteo, repartidores de refrescos, todos los que no verifican. “La prioridad debe ser la salud humana”.

Las redes de monitoreo deben trabajar en función de las necesidades del sector salud. Lo que nos importa es proteger a la población, señala la experta.

“Lo que importa es proteger la salud de la gente, deberíamos saber cómo están los hospitales, saber si por la contaminación hay mayor afectación. Pero no hay conciencia, los hospitales están saturados, no hay una respuesta sólida del sector salud. Debe haber una coordinación entre los centros metereológicos y el sector salud, para pasar esa información y hacer conciencia».

“La población también debe hacer conciencia y protegerse, los ciclistas, por ejemplo, deben ser conscientes que andar en bicicleta es un gran riesgo, porque respiran cuatro veces más, van con la boca abierta y no filtran las partículas. Van pegados a los camiones, a transportes que no verifican, porque sólo los automovilistas verificamos.

Es importante tener conciencia y no exponernos. La información está, pero parece que se habla en lontananza, ya tenemos varios días y esto no se arregla, hay que saber que el medio ambiente no se rige por nuestros deseos, y ver que estamos en estiaje, no hay humedad, no hay dispersión, es más probable que haya incendios” señala la investigadora.

Una de cada cuatro enfermedades, están relacionadas con el medio ambiente. Deben ser momentos en que la ciudadanía impulse a cambios. “Debería existir un sistema de alerta temprana para saber que hay un incendio y que los humos se están trasladando hacia un lado o hacia el otro y actuar en consecuencia. El problema es también que no hay credibilidad en las instituciones. Y no les hacemos caso”.

Lo que se debe y no se debe hacer:

  • No salir de casa mientras dura esta concentración de partículas.
  • Si hay oportunidad de trabajar desde casa, hay que hacerlo.
  • Los cubreboca definitivamente no sirven porque la apertura de la tela no alcanza a filtrar partículas tan pequeñas.
  • Hay filtros más industriales que podrían servir, pero son muy caros.
  • Hay filtros personales, pero son difíciles de conseguir en México.
  • No abrir ventanas, no va a pasar nada por no ventilar por cinco o seis días

You may also like...