Sistemas de espionaje telefónico de EPN, retomados por la 4T

La 4T firmó tres contratos con una empresa dedicada al espionaje y sus productos operan en la Ciudad de México sin que exista regulación al respecto.

El equipo chileno de South Lighthouse quien desarrolló Fake Antenna Detection Project (FADe, por sus siglas en inglés) realizó un análisis de antenas de transmisión celular en tres países y una frontera, al que PODER tuvo acceso en exclusiva. México es el segundo lugar con más casos de vulnerabilidades.

El objetivo del análisis de FADe es recabar información suficiente para determinar si en México, así como en el resto de países analizados, se hace uso de una tecnología conocida como IMSI Catcher o stingrays, que, entre otras cosas, permite a los ejecutores de la antena falsa interferir teléfonos celulares, atacarlos y/o recolectar información de los usuarios de telefonía sin su autorización.

L3Harris Technologies, Inc, la principal fabricante de IMSI Catchers según la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D)2, tiene en total 21 contratos con el gobierno federal, concedidos entre 2014 y 2019 por un valor de 85,552,638.89 pesos según se puede comprobar en QuiénEsQuién.Wiki.

Tres de ellos comenzaron en marzo, abril y julio de 2019, ya bajo la administración de Andrés Manuel López Obrador, con títulos como “Adquisición de refacciones para equipos de radiocomunicación táctica en HF” y “Ads. Eq. Radiocomunicación en HF para la construcción de un centro de entrenamiento conjunto de operaciones de paz”. El monto total de los tres contratos fue de 1,008,954 dólares (23,094,970 pesos).

La corporación, dueña de las marcas Harris Communications Division y Harris Corporation Communication Systems Segment y con sede en el estado de Florida (EE.UU.), está especializada en tecnología aeroespacial y de defensa que ofrece soluciones para, según dicta su sitio web oficial, las misiones críticas de sus clientes gubernamentales y comerciales3.

También explican que el segmento de Sistemas de Misión Integrados de esa compañía proporciona aparatos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR, por sus siglas en inglés) y sistemas de comunicación, así como soporte de gestión de flotas, desarrollo de sensores, modificaciones y servicios periódicos de mantenimiento de depósitos para los ISR que venden.

Las dependencias que realizaron los contratos para el gobierno actual fueron la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Secretaría de Marina (SEMAR).

Este tipo de espionaje coincide con el escándalo del #GobiernoEspía -en el que se demostró espionaje a defensores de derechos humanos, periodistas y sus familiares4– en el foco, es decir, los teléfonos celulares, aunque difiere en las técnicas.

Mientras que los primeros intentaban poner un malware -Pegasus- en el dispositivo, los IMSI Catchers suplantan una antena telefónica con el objetivo de capturar el tráfico de datos y llamadas. Si sales del radio de la antena, termina el espionaje.

REPORTAJE COMPLETO EN: PODER

You may also like...