Tenacidad y éxito. Señorita Socorro Romero Sánchez

 

 

Socorro Romero Sánchez, empresaria nacida en el estado de Oaxaca, pero radicada desde joven en Tehuacán, Puebla, a donde llegó en busca de mejores oportunidades laborales. se dedicó durante su vida a establecer su empresa avícola; la cual hoy día sigue siendo una de las más exitosas de todo el estado. Los poblanos la adoptaron como una paisana más. Socorrito le llamaron con cariño, por muchos años.

Su pequeña empresa avícola comenzó con un par de pequeñas granjas familiares que fueron creciendo hasta convertirse en un emporio sólido que abarcó otros sectores como la producción porcícola. El conjunto empresarial ofreció empleo a muchos locales y desarrolló enormemente toda la región. Los pobladores recuerdan la ayuda que Socorrito dio a propios y extraños; quien se acercaba a ella en busca de ayuda, sin duda era favorecido con su espíritu bondadoso.

El municipio de Tehuacán también fue beneficiado por las dádivas de la empresaria. Ayudó a construir el Cereso de la ciudad; construyó la casa hogar para niñas huérfanas y otras instituciones semejantes enfocadas en apoyar a las mujeres campesinas en distintos estados de la república.

Sus inclinaciones religiosas fueron evidentes gracias a sus donaciones a las parroquias y diócesis locales y sus relaciones con sacerdotes y cardenales, incluso con Norberto Rivera Carrera, Cardenal de la Ciudad de México. Ayudó también a los sectores educativo y cultural de la comunidad; aunque se sabe que su labor altruista se extendió a otras partes de México. Contribuyó a la reconstrucción de varios templos religiosos tras el sismo de 1999.

La Fundación Socorro y Francisca Romero Sánchez surgió hace más de 70 años con las  mismas intenciones de compartir las bendiciones que Socorrito poseía y de seguir ayudando a los más necesitados. La certeza que sembrar buenas semillas en una tierra fértil garantizará una abundante cosecha de óptimos frutos, el fomento de los valores como trabajo, tenacidad, perseverancia y superación son parte de la filosofía de la fundación ubicada en Tehuacán, en la misma calle donde Socorrito llegó a vivir a la casa de su hermana María Luisa y que fuera su primer hogar, por el año 1948, mucho antes que se pudiera vaticinar el gran éxito e historia de superación de una mujer excepcional.

Avícola Tehuacán sigue siendo una de las empresas más prósperas y exitosas de todo el país en los ramos avícola y porcinos. Los empleos directos e indirectos, las inversiones y los negocios menores que surgen a partir del emporio creado por Socorro Romero Sánchez suman una fortuna de más de 600 millones de dólares que sigue en proceso de impugnación por parte de sus familiares inconformes y de los herederos designados por la Señorita para continuar con su labor humanitaria.

La mujer que adoptó a Tehuacán como su hogar, fue merecedora de distintos premios, entre los que destacan el Doctorado Honoris Causa, por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la presea Mérito a la Mujer Empresaria que entrega el Congreso del estado, entre muchos otros. La idea de servicio al prójimo impregnó todas las acciones de esta gran mujer que dejó un gran legado de superación y solidaridad.

You may also like...