Tráfico de impunidad y cooptación de opositores, estrategia de AMLO

El reciente ofrecimiento de trabajo a gobernadores, por parte del presidente López Obrador, fue tomada como un cínico tráfico de impunidades y cooptación de opositores, como parte de una estrategia de control político en México.

El diario español EL PAÍS, cabeceó la noticia bajo la óptica de que el primer mandatario Azteca busca profundizar así la crisis de la oposición a través del “fichaje” de dos gobernadores salientes.

Y es que el pasado fin de semana, López Obrador visitó Sinaloa y Nayarit, dos de los estados gobernados por la oposición y de los más afectados por el narcotráfico y el crimen organizado.

Sorpresivamente, el mandatario anunció que el priista Quirino Ordaz, de Sinaloa, será propuesto para ocupar la embajada de México en España, mientras que el panista Antonio Echevarría García será invitado a un puesto en el gabinete.

“Un veterano priista y un panista con linaje que acaban sus mandatos tras caer derrotados por Morena en las elecciones de junio”, señaló el diario en su edición del lunes.

Y es que las esperanzas de la oposición, para la segunda parte del sexenio, se concentraba en la consolidación de una alianza electoral forjada entre el PRI, PAN y PRD, que con este tipo de “ofertas”, se podría resquebrajar.

Politólogos y observadores en México la consideraron como un cínico tráfico de impunidades y cooptación de opositores como “estrategia ideológica” de un régimen que sólo da tumbos.

Para el profesor del CIDE y analista político, Ignacio Marván, el anuncio de los dos nuevos fichajes por parte del presidente evidencia la fragilidad de la alianza opositora:

“Estos movimientos indican que el pacto existe entre las cúpulas. Pero no tiene disciplina ni cohesión. La alianza no ha permeado al resto de sectores de los partidos”.

Más allá del peso político que pudieran tener los ahora ex gobernadores de esas dos entidades marcadas por el narco, el mensaje del presidente de México es la firma de un pacto o la expedición de órdenes de captura por diversos delitos.

En lo único que coinciden por el momento PAN y PRI, es que las de Sinaloa y Nayarit fueron “una narco-elección”, donde se registraron secuestros y abierta compra de votos por parte de grupos delictivos y armados.

“No entendemos cómo nuestro secretario de organización pudo estar secuestrado por el crimen organizado durante cinco días. Ordaz no cuidó a su propio partido. Lo que estaba haciendo era negociar con Morena”, declaró Paloma Sánchez, diputada federal del partido por Sinaloa.

You may also like...