Crear acción conjunta con congresistas de Estados Unidos para negociar el TLCAN con dignidad: diputados

SIC AGENCIA. 2 de febrero 2017.- Diputados de diversas fracciones parlamentarias se pronunciaron por crear una sinergia con los congresistas de Estados Unidos para negociar con dignidad el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

 

Propusieron establecer acciones paralelas, como la suspensión de la reforma energética y no cooperar en materia de seguridad, por un tiempo, y establecer claramente que las licitaciones de pozos se abran hasta que el gobierno del norte respete los intereses nacionales.

El diputado Jorge Enrique Dávila Flores (PRI), presidente de la Comisión de Economía, refirió el compromiso que se tiene con México de “replantear escenarios, y elaborar una estrategia económica, social y política que permita hacer frente a nuevas vertientes en la relación bilateral con Estados Unidos”.

Durante una reunión de trabajo con Albert Zapanta, presidente de la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, con el tema del TLCAN, el legislador destacó la importancia de definir estrategias claras que alienten las inversiones, exportaciones, importaciones, el intercambio de conocimiento y las relaciones comerciales.

Todo ello, dijo, a fin de consolidar la colaboración entre las dos naciones que fortalezca la apertura de nuevas empresas y aliente la innovación, para impulsar a los emprendedores y el desarrollo de pequeñas y medianas empresas y, en esa medida, mejorar la confianza “a través del movimiento seguro, legal, eficiente y ágil de bienes y personas”.

“Debemos posicionarnos como socios estratégicos en aras de optimizar la relación binacional sustentada en una visión moderna y coordinada, respaldada en nuevos mecanismos, con planes de acción concretos, que tengan como eje rector el bienestar social”, propuso.

Urgió a profundizar y fortalecer los esfuerzos bilaterales de cooperación, con el reconocimiento de que esta relación es la de mayor prioridad para México. “Se trata de una relación madura, multifacética, compleja e integral”.

El diputado César Camacho, coordinador parlamentario del PRI, apuntó que la relación bilateral México-Estados Unidos tiene el reto de que cada país, ejerciendo su soberanía, decida qué hacer dentro de sus fronteras, sin que tenga ninguna impugnación jurídica ni política válida. Propuso que la relación sea de mutuo respeto, colaboración y provecho mutuo”, y se pronunció por enfrentar este desafío con pluralidad, en busca de beneficios compartidos.

Señaló que al negociarse el Tratado de Libre Comercio y otros instrumentos similares, se estableció el “cuarto de al lado”; por eso, continuó, “hemos pedido al gobierno que el Congreso mexicano forme parte primordial de este proceso, porque muchos asuntos de carácter internacional tendrán que ratificarse, así como un sinnúmero de normas jurídicas reformarse o adicionarse.

“Qué mejor si podemos opinar y aportar a tiempo, siempre en actitud de suma y encontrando el lado positivo de las medidas para los mexicanos y no para un partido, pues dentro de la agenda nacional esta renegociación cobra relevancia singular, ya que es la oportunidad para demostrar que cuando se trata de los intereses en común nada está por encima de ello”, aseveró.

El Congreso es actor fundamental por su aportación plural, es decir, ocho expresiones político-partidarias en la Cámara de Diputados estamos unidas y dispuestas a trabajar en ello, afirmó.

Resaltó la hermanad y la historia común entre los pueblos de México y Estados Unidos, independientemente de gobiernos y filiaciones partidarias.

La diputada Martha Cristina Jiménez Márquez (PAN), presidenta del Grupo de Amistad México-Estados Unidos, destacó la importancia de conocer las estrategias comerciales, para mejorar las condiciones de la negociación que se emprenderá con el nuevo gobierno de ese país.

Resaltó, además la relevancia del cabildeo que los legisladores iniciarán con los congresistas estadounidenses y la postura del sector empresarial,  para saber “cómo nos complementamos y crear sinergias que beneficien la relación comercial bilateral”.

Cuestionó sobre las oportunidades y acciones que tiene definidas el sector empresarial de Estados Unidos, y cuál es su postura.

El diputado del PRI, Miguel Ángel González Salum, expresó su agrado por el inicio de la consulta pública por 90 días, a los empresarios mexicanos, en torno al tratado comercial tripartita, para modernizarlo.

¿Cuál es la posición de los congresistas norteamericanos al respecto? ¿están a favor, en contra? ¿qué piensan?, cuestionó.

La legisladora priista Claudia Edith Anaya Mota se pronunció por una negociación digna de los intereses de México y manifestó confianza en la postura y decisiones que adopten los funcionarios federales de frente al tratado.

Sin embargo, expresó su preocupación por la postura política de las fuerzas republicanas, porque “el presidente Trump está abriendo demasiados frentes de fuego con todos los países del mundo, excepto con Rusia, y en particular con México con saña, hasta pareciera que existe un rencor específico con nuestro país”.

A nombre de Morena, el diputado VidalLlerenas Morales cuestionó la eventual retórica que maneja el presidente estadounidense en sus negociaciones, porque va más allá de una estrategia de esta índole. “Trump no entiende que negocia con Estados soberanos, y ese enfoque, al final, puede terminar en un choque, ya que las decisiones pueden no ser racionales al no poderse adoptar”. México no va a pagar un muro nunca, indicó.

Sostuvo que “esta retórica suma cero y no un ganar-ganar”. Su discurso es promover que el mundo ha abusado de los Estados Unidos y los demás países deben pagar por eso, sin importar instituciones democráticas. Por eso, México debe replantear si está dispuesto a restablecer una negociación con ese tipo de gobierno, así como comenzar otras acciones, por ejemplo, no cooperar en materia de seguridad, por un tiempo; suspender la reforma energética, y establecer claramente que las licitaciones de pozos se abran hasta que el gobierno del norte respete los intereses nacionales”.

El diputado priista, Tarek Abdala Saad destacó la necesidad de modernizar el modelo comercial tripartita debido a los cambios tecnológicos que dinamizan los factores económicos, anteponiendo esos intereses por arriba de cualquier otro.

Preguntó la forma en que las empresas estadounidenses enfrentarán la embestida que ha recibido la industria automotriz instalada en México y qué acciones prevén para futuros embates.

La legisladora del PAN, Gina Cruz Blackledge inquirió ¿hasta qué grado la Cámara de Comercio México-Estados Unidos está dispuesta a defender el Tratado de Libre Comercio y trabajar en unidad con los legisladores e influir en las decisiones que se adopten?

Manifestó una gran preocupación por la retórica negativa del presidente Trump, porque en doce días ha provocado en el mundo y en especial para México una gran incertidumbre económica, resintiéndose en la frontera por el tipo de cambio peso-dólar, ya que muchos bienes y servicios se pagan en dólares. Refirió la afectación de esa estrategia, porque la repatriación de mexicanos no es nueva, se realiza constantemente, por ejemplo, en 2012 en la garita Mexicali-Calexico reingresaron 67 mil personas.

Por Morena, el legislador Jesús Serrano Lora reconoció que ante la renegociación del TLCAN se abre la oportunidad de “voltear al Oriente y a Europa”; es el momento de “estar unidos para fajarnos y mostrar el músculo; no detenernos en las tonterías de Trump”. Confió en que los diputados, olvidándonos de colores y de partidos salgamos adelante en torno a la unidad nacional.

“Da tranquilidad que todas las tonterías e insultos que ha dicho Trump han servido de mucho porque el Congreso analizará todas las propuestas”.    

Por el PAN, el legislador Juan Blanco Zaldívar refirió la alianza estratégica social, económica y de seguridad entre las dos naciones. Refirió la estrategia agresiva del nuevo gobierno estadounidense, porque “no me gustaría negociar el TLC casi con la pistola en la cabeza”.

Es preocupante esta situación. Pidió al líder empresarial transmitir al Senado de Estados Unidos la actitud de rechazo, de revancha e intolerancia que denota la postura de Trump. Afirmó que México tiene muchas salidas para resolver esta situación, no se vale que un país amigo nos trate así, e ir a una negociación a la que no queremos ir”.

El diputado priista, Juan Antonio Ixtlahuac Orihuela, se pronunció por que México en las negociaciones lleve en el portafolio “sus sólidos principios políticos, que han dado origen a su política internacional, más allá de productos y comercio”. Cuestionó la tendencia aislacionista del nuevo presidente de Estados Unidos que fracture las relaciones con otros país cuando pretende consolidarse como potencia.

“Es un momento inmejorable para que la Comisión de Economía cabildee para extender y consolidar los vínculos con nuestros homólogos estadounidenses, a fin de definir la postura legislativa que acompañe al gobierno federal y consolide el proyecto de política nacional”.

Retórica electoral de Trump en torno al TLCAN: Cámara de Comercio México-EU

        Albert Zapanta, presidente de la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, atribuyó a una retórica de campaña electoral la renegociación del pacto comercial.

“No se va a echar abajo el TLCAN, las empresas no van a quebrar”, pero hay personas cerca del presidente Trump que promueven una estrategia por otras razones. Su postura es parte de una negociación enfocada a China y otros países de oriente; sin embargo, no tienen un plan definido, apenas se desarrolla y tenemos buen tiempo para negociar, consideró.

       

“Tenemos el más poderoso bloque económico en todo el mundo con México, Estados Unidos y Canadá”, afirmó.

Los vínculos y negocios con empresas norteamericanas no pueden revertirse, por el contrario se fortalecerán en el futuro, ya que se han integrado las economías de las tres naciones. “Eso no cambiará”, estimó.

Aseguró que ninguno de los diputados y senadores en Texas están en contra del TLCAN, pero sí consideran que deben hacerse cambios en el futuro para que funcione mejor.  Reconoció que una parte de los republicanos no desean que avance más ese pacto y se inclinan por acuerdos binacionales. No pueden salir y cortar toda relación comercial, porque la economía estadounidense está vinculada al comercio exterior.

Sobre el muro en la frontera norte, el líder empresarial, dijo a los diputados que no se construirá ni tampoco se aplicará el impuesto de 20 por ciento en la frontera por el cruce.

Por ello, informó que en mayo próximo, empresarios y legisladores de ambos países se reunirán en Washington, en el marco de la reunión anual de la Cámara de Comercio México-Estados Unidos.

       

Eduardo Gallastegui, abogado e integrante del consejo directivo de la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, propuso hacer una radiografía de lo que ha sucedido y representado para las empresas  de ambos países la vigencia del TLCAN, ya que ha derivado en muchos beneficios y bondades para consolidar negocios binacionales.

       

Expresó su confianza en los legisladores, como interlocutores de los diversos sectores sociales y económicos para identificar y destacar lo bueno que ha arrojado el tratado tripartita a empresas de ambas naciones.

You may also like...