Entra al 4º año radicalizado; “nada de zigzagueos”, advierte a sus huestes

En un discurso virulento y polarizante, López Obrador advirtió a sus huestes: “nada de zigzagueos” y reprochó a “los publicistas del periodo neoliberal”, por ser quienes recomiendan a los gobernantes correrse al centro, “es decir, quedar bien con todos”.

Desde la plancha mayor del Zócalo, al frente de Palacio Nacional, parafraseó a Benito Juárez y dijo “Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada” y pidió a sus seguidores “nada de medias tintas”.

Ahí justificó la mayor presencia del Ejército y Marina en las áreas administrativas de su gobierno y rechazó, molesto, que esto signifique una militarización.

Las fuerzas armadas nacieron con la Revolución Mexicana, los soldados son “pueblo uniformado”, acuñó en su discurso.

“Las acusaciones de que se está militarizando el país carece de toda lógica no se les ha pedido a las fuerzas armadas que se involucren en acciones represivas”.

Aseguró que en su gobierno no se fabrican delitos ni se espían a opositores.

Declaró que en su administración ya no aplica la orden de “mátalos en caliente”, como, dijo, ocurrió en administraciones pasadas.

CÁRDENAS NO DA SU AVAL

Sin embargo, a esa misma hora, en Guadalajara, el ex candidato presidencial y considerado líder moral de la izquierda en México, Cuauhtémoc Cárdenas, lanzó duras críticas.

Dijo que al gobierno de la Cuarta Transformación le faltan propuestas sobre recuperación económica y una nueva reforma fiscal.

Reconoció algunos “esfuerzos” como han sido elevar el salario mínimo, subsidiar carencias de distintos sectores de la población, pero lo consideró insuficiente.

En el aspecto económico, delineó un panorama totalmente distinto al planteado por López Obrador: “no hemos logrado revertir esta tendencia que traíamos de cuatro décadas para acá: tenemos un crecimiento muy bajo (…)

Existen deficiencias en el sistema educativo y de salud en México. Lamentó que no haya una política de mayor acercamiento con América Latina, y que, dentro de México, la oposición no busca el diálogo y tampoco ofrece propuestas.

La inseguridad está presente en todo el país, tenemos un alto índice de desempleo, no hemos logrado recuperar el empleo perdido en estos años de pandemia”, agregó el excandidato presidencial

Acerca de una hipotética reforma electoral, Cárdenas dijo que las partes deben estar abiertas al diálogo y cambiar más que puntos o comas.

CERRADO EL DIÁLOGO

Sin embargo, el discurso en el Zócalo se alejó más de toda posibilidad de diálogo.

López Obrador se dirigió nuevamente a los medios de comunicación, intelectuales y académicos que han criticado su gobierno, y fue más hiriente:

“Los publicistas del periodo neoliberal, además de la risa fingida, el peinado engominado y la falsedad de la imagen, siempre recomiendan a los candidatos y gobernantes correrse al centro, es decir, quedar bien con todos…”

“Pues no, eso es un error. El noble oficio de la política exige autenticidad y definiciones. Ser de izquierda es anclarnos en nuestros ideales y principios, no desdibujarnos, no zigzaguear”.

En esa arenga, dirigida para sus seguidores, pero también para los jóvenes, envió un mensaje a los aspirantes a sucederlo en el 2024:

“Si se pronuncian a favor de los jóvenes y la justicia, manténganse, porque así sin perder la autenticidad, de manera consecuente se va a contar con la simpatía, no solo de los de abajo, también de la clase media”, recomendó.

Dijo que los jóvenes deben tener claro que la política no se hace en las cúpulas, con publicidad o redes sociales, sino con el pueblo.

“Lo fundamental es la comunicación con el pueblo, con la gente, pero además no hacerlo fingido, sino tenerle amor al pueblo como nos enseñaron los buenos políticos”.

López Obrador indicó que México pronto saldrá de la crisis económica ocasionada por la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19, pues “no nos endeudamos como sucedió en otros países”.

Se logrará salir adelante en materia económica debido a que la recaudación de ingresos, el ingreso a la hacienda pública no se cayó. “esto nos permitirá tener finanzas públicas sanas y suficientes.

Puntualizó que estos recursos, más las remesas de migrantes, servirán para seguir impulsando la creación de empleos con obras como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, así como el Aeropuerto de Santa Lucía y el desarrollo del Istmo de Tehuantepec”.

Estrategia de Estado para la concentración del Zócalo

 

 

 

You may also like...