Grupo armado asalta iglesia y amarran a sacerdote en Guanajuato

IRAPUATO, Guanajuato, 28 de abril, (MOMENTO INFORMATIVO / CÍRCULO DIGITAL).–Un grupo de al menos cuatro delincuentes irrumpieron en la parroquia “Señor de la Clemencia”, de la colonia Lázaro Cárdenas para, con lujo de violencia, asaltar el inmueble. Entraron a las oficinas parroquiales, dos de ellos sacaron armas de fuego y amagaron a cuatro personas, entre ellas, al sacerdote Efrén Castillo, a quien ataron y a los demás los sometieron y los obligaron a tirarse al piso.

Los hechos se registraron alrededor de las 10:30 de este miércoles cuando los cuatro hombres muy sospechosos se metieron al templo, para no generar sospechosas, llegaron con tres despensas y dos arreglos florales, e ingresaron hasta las oficinas.

Con gritos e insultos le dijeron al párroco que iban a cobrar cuota y que los ‘mandaba su jefe’ y preguntaron por la caja fuerte. Los sujetos esculcaron, pero únicamente querían dinero, a los dos feligreses que atendía el sacerdote y a la secretaria sólo los obligaron al tirarse al piso, y al padre lo ataron con cinchos.

Conocían perfectamente los movimientos de la oficina, pues al llegar uno de ellos caminó hasta en donde tenían el sistema de monitoreo de las cámaras de circuito cerrado y cortó los cables, a fin de que las cámaras no grabaran el asalto.

Al hallar poco dinero, le quitaron las llaves de su casa al padre Efrén, y se llevaron a la secretaria para que los acompañara hasta la casa del sacerdote, ubicada a dos cuadras de la iglesia.

Los otros dos delincuentes, los siguieron en el taxi y una moto, dejando al sacerdote atado en la oficina, con otras dos personas.

En la casa buscaron dinero por todos lados, pero tampoco hallaron y huyeron, dejando en el lugar a la secretaria, sin hacerle daño.

“En sí, no se llevaron nada, querían grandes cantidades de dinero, pero no encontraron nada; fueron a la casa mía que tengo a dos cuadras, a ver si allá tenía dinero, pero tampoco encontraron algo, únicamente me la dejaron volteada”, relató el sacerdote Efrén Castillo.

Comentó que la inseguridad es un problema nacional, pero que está inquietando a la ciudadanía y también a la iglesia.

“Lo que estamos viviendo en el país es grave, se está saliendo de las manos la seguridad, y por desgracia, todos los ciudadanos lo estamos pagando”, señaló.

 

 

You may also like...