Nada ha cambiado en México; extrema violencia y violación de derechos sigue: HRW

El arribo al poder de Andrés Manuel López Obrador no ha cambiado las condiciones prevalecientes de extrema violencia, violación de derechos y gran impunidad, es la conclusión de la Human Rights Watch (HRW) en su informe 2021.

La tortura, las desapariciones forzadas, los abusos contra migrantes, las ejecuciones extrajudiciales, la violencia de género y los ataques contra periodistas se han mantenido inalterables, asegura HRW en su informe anual.

Y como si hiciera falta corroborar la conclusión, y tras el asesinato del alcalde suplente en Xoxocotla, en el sepelio apareció una manta en la que acusan al gobernador de Morelos de tener vínculos con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Supuestos integrantes del crimen organizado, se atribuyeron el asesinato y lanzan advertencias a Cuauhtémoc Blanco, por sus presuntos vínculos con el Comando Tlahuica, identificados como operadores del (CJNG) en la entidad.

Medios locales indicaron que al menos uno de los narcomensajes fue localizado en el panteón municipal de Ixtla, donde se realizó el funeral de Benjamín López Palacios, edil ejecutado este 11 de enero al sur del estado.

“AHI VA EL PRIMERO CUAUHTEMOC BLANCO, A MÍ NO ME MANDES A HABLAR CON P*NDEJ*S, SIGUE MAMANDO Y TE VAS A QUEDAR SIN ALCALDES, TE LO ADVERTÍ (sic)”, se leía en la lona con letras negras y rojas.

Se trata de la tercera narcomanta en que se menciona al gobernador, tras ser difundidas imágenes donde aparece con capos del cártel CJNG, entre ellos, Raymundo Isidro Castro, el Ray, fundador del Comando Tlahuica.

Además, en el texto se implica a quien fungiera como tesorero del gobierno estatal, Alejandro Villareal Gasca. Este último, se indica, sabría más datos precisos sobre el encuentro en una iglesia de Yautepec.

A Cuauhtémoc también lo relaciona este cártel, con el asesinado de Samir Flores en febrero de 2019, pues el activista era opositor al gobierno de López Obrador por la construcción de la termoeléctrica en Huexca.

En tanto, el informe de HRW señala que López Obrador no ha logrado avances, ni con el despliegue de más de 80 mil elementos de la Guardia Nacional, porque las ha utilizado en otras tareas.

Las ha desplegado, señalan, en aduanas, control de la migración irregular, ejecución de programas sociales y hasta en la construcción de megaproyectos.

“En gobiernos anteriores, dar a los militares estas tareas ha contribuido a graves encubrimientos de abusos contra los derechos humanos”, denuncia el documento en el apartado sobre los abusos militares y las ejecuciones extrajudiciales.

Sobre la migración irregular, HRW critica al presidente López Obrador por “participar activamente en las políticas migratorias abusivas” de Estados Unidos.

Y señala a los cárteles criminales, delincuentes comunes, policía y funcionarios de migración de ser quienes regularmente “atacan” a las personas que migran a través de México “para robar, secuestrar, extorsionar, violarlos o matarlos”.

HRW también critica a la Fiscalía General de la República (FGR) por no haber “implementado nunca propiamente la reforma de 2018”, destinada a hacer que la oficina fuera más independiente del gobierno y más responsable con las víctimas y sus familias.

Por otro lado, los periodistas y defensores de derechos humanos han sido también blanco de la delincuencia y de las propias instituciones de gobierno.

“Las autoridades habitualmente no investigan adecuadamente los crímenes contra periodistas, y a menudo descartan su profesión como motivo”, indica el informe.

México es también uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de derechos humanos. De enero a septiembre de 2021, la ONU reportó el asesinato de 10 de ellos.

You may also like...