Proyectos de la 4T en vilo; detectan graves desvíos al erario

De las 1,350 sucursales del Banco del Bienestar que deberán estar construidas este año, hasta el momento se han concluido solo 53 en 18 estados del país, es decir, la meta de 12 meses reportaba solo un avance de 3.92%.

Del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, egresaron 420,741 jóvenes entre 2019 y 2020, pero de ellos, sólo 22.4% se quedó en el centro donde se capacitó o pudo colocarse en otro trabajo. Es decir, solo 2 de cada 10 lograron el objetivo.

Jóvenes Construyendo el Futuro, plantea vincular a las personas entre 18 y 29 años con empresas, instituciones o talleres, para fortalecer sus hábitos laborales y competencias y así incrementar sus posibilidades de empleo

Estos son dos de los proyectos estelares del gobierno de la 4T, que hasta el momento presentan cifras negativas a 5 meses de concluir el año.

En cuanto al Banco del Bienestar (antes Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros), el objetivo es construir 2,700 sucursales y encargar su manejo al Banco del Ejército.

Javier May, titular de Sembrando Vida

Lo más grave del caso es que, según información publicada hace unos días por el diario REFORMA, el gobierno federal tuvo que cancelar un contrato por 10 mil 800 millones de pesos para la construcción de 8 mil cajeros electrónicos.

El contrato había sido adjudicado directamente, sin licitación, a la empresa VivColmex la cual, según el diario citado, no tenía ninguna experiencia previa en ese sector. El gobierno federal decidió suspender el contrato de forma unilateral.

Ahora, la empresa presentó un amparo contra las autoridades por lo que considera una terminación anticipada e injustificada del convenio. VivColmex cobraría por renta de cajeros, software, dotación y traslado de efectivo, monitoreo.

Otro proyecto que hasta el momento se encuentra empantanado, es el de Sembrando Vida. De una meta de 574 millones de árboles y plantas por sembrar, sólo se han logrado 80 millones y no hay un padrón completo de los beneficiarios.

El control de dichos padrones está en manos de la estructura denominada Servidores de la Nación. Además, según el CONEVAL, dicho proyecto no cuenta con mecanismos para determinar métodos apropiados de plantación por región.

Tampoco cuenta con calendarios de distribución y entrega de plantas, que coincida con los ciclos agrícolas, para evitar su muerte. Cada uno de los beneficiarios, que posean hasta 2.5 hectáreas, recibiría 60 mil pesos al año.

You may also like...