TRAS BAMBALINAS. EL 4º  INFOR-MITO

Reportero, cronista, columnista durante más de 30 años en los periódicos EL DÍA, UNOMASUNO, EL UNIVERSAL, QUADRATIN. Asesor de Comunicación Social en la antigua Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) hoy Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y asesor de la Dirección en Jefe del Registro Agrario Nacional (RAN) hasta diciembre del 2015. Especialista en manejo de redes y estrategias de comunicación masiva. Licenciado en Periodismo en la Carlos Septién García, con estudios en Relaciones Públicas y Comunicación de Masas en la Universidad Latinoamericana.

Por JORGE OCTAVIO OCHOA. Lo que el Presidente de México presentará el próximo 1º de septiembre en Palacio Nacional, será más un despliegue de MITOS que de realidades.

Lo peor del caso, es que ahora ya no vemos siquiera buena voluntad en los actos que se anuncia, sino una profunda perfidia, que le puede costar a los mexicanos varias décadas de dolor y represión.

El anuncio principal de esta semana, el paso de la Guardia Nacional al fuero del Ejército, es la peor de las noticias que pueden darse, porque encierra un golpe contra la Constitución. El paso de la Seguridad Pública al ámbito castrense.

Si a esto le añadimos la intentona de evitar que la Suprema Corte revise los criterios sobre la temida Prisión Preventiva Oficiosa, estamos ante un mundo de terror que todavía las actuales generaciones no conocen.

En los hechos, podemos ver claramente como, poco a poco, el actual régimen está sentando las bases de un Estado militar, con instrumentos supra legales para aplastar a sus adversarios o convertirlos en prófugos.

Las evidencias están a la vista: en estos 4 años se ha entregado poder económico, financiero y logístico al Ejército y Marina para administrar aeropuertos y puertos marítimos. Se ha creado un sistema de pensiones militares a partir del Tren Maya y AIFA.

Lo más terrorífico es que ahora hemos visto abiertamente los Pactos No Escritos o los Pactos de Silencio ya no sólo con el anterior gobierno de Peña Nieto, sino con cárteles del narcotráfico.

Uno de los datos más fehacientes fue el armisticio pactado con Ovidio Guzmán y el cártel del Chapo Guzmán. Nunca hubo una orden de aprehensión luego del famoso “Culiacanazo”, donde hubo una abierta amenaza al Estado Mexicano.

También son evidentes los Pactos de Silencio, contra adversarios políticos a los que ofrece embajadas al término de sus mandatos estatales, o a los que aplica prisión preventiva y ofrece “criterios de oportunidad” para vincular a otros.

En contra parte, desde el Ejecutivo Federal se ha propiciado una impunidad increíble para los miembros del primer círculo, que abarca a varios secretarios de Estado, como es el caso particular de la secretaria de Educación, Delfina Gómez.

Lo mismo se ve actualmente con la desgracia ocurrida en la mina de El Pinabete, donde ningún funcionario ha sido indiciado pese a que el pocito operaba fuera de todos los marcos de la ley, sin regulación, ni control alguno.

El presidente de México ha llamado POLITIQUERÍA a la sola insinuación de remover a la encargada de Protección Civil frente a esta monumental irregularidad de la CFE, que ha pagado 70 millones de pesos a una empresa fuera de la ley.

PROPAGANDA FACISTA

Pero, fiel al viejo estilo de la propaganda más añeja, el gobierno federal ha iniciado en estos días, la promoción de presuntas acciones que enmarcan un 4º Informe de gobierno pletórico de falsedades:

Ni el AIFA es el mejor aeropuerto de Latinoamérica, ni se ha disminuido la pobreza extrema, ni hay un mejor esquema de seguridad pública o asistencial: ni se han mejorado las condiciones de salud y educación en México.

Los propios spots de Presidencia, presuntamente diseñados por Argos, dígase Epigmenio Ibarra, muestran el rostro más negativo de un régimen que, vencido por la realidad, quiere construir sus propios MITOS de un México idílico.

Hay fotos e imágenes que son una oda a la miserable condición humana. El lado más rastrero de los políticos, que han permitido el regreso de lo que hemos querido erradicar los mexicanos desde hace décadas: el PRESIDENCIALISMO.

Hoy se ha reinstalado, con toda su fuerza, brutalidad y soberbia este cáncer, que ha sido culpable del populismo, de los privilegios para unos cuantos, de las decisiones unilaterales que no llegan a ningún lado.

Ahora lo recetan en una serie de spots en los que, por igual, utilizan a los ancianos, a los militares, a los secretarios de Defensa, Marina, Seguridad y Gobernación, como escenografía para ensalzar esa figura presidencial que se dice “APOYADO”.

Se le ve “apoyado” por el Ejército y paralelamente ha revivido el “dedazo”, en una danza que ahora conocemos como “corcholatas”, que adelantan el juego presidencial, bajo el control de un presidente que ordena cómo, cuándo y dónde.

LAS FOTOS DEL RECUERDO

Finalmente, López Obrador le ha dado la vuelta a la frase histórica de Fidel Velázquez: “El que se mueve, no sale en la foto”. Ahora, el lema es: El que no se mueve, no sale en la foto, aunque en apariencia los dados están cargados.

Tenemos, por ejemplo, la imagen de la “inauguración” de un Recinto Parlamentario en Palacio, que por sí sola, resulta una bofetada al criterio de la División de Poderes; al frente el Presidente de pie. Detrás de él, Adán, Claudia y Marcelo.

Aplaudidores los tres, obsequiosos con el prohombre, el que dicen ha sido el mejor presidente en la historia, según Sheinbaum. Y a un lado, sentada, con la cabeza agachada, Olga Cordero, presidenta del Senado, en un gesto de vergüenza y sumisión.

También hará historia el spot de los viejitos, sentados en una gran mesa en uno de los salones de Palacio Nacional. En primer plano, López Obrador, de pie. Atrás, ellos; quietos todos, como momias. Al final, el aplauso al benefactor.

Más que Guardia Nacional, hoy vemos que se empieza a instaurar una Guardia Personal, sumisa a las órdenes del autócrata, que piensa que la ley sólo debe tener los márgenes que su criterio indica. “No me vengan con que la ley es la ley”

Es ofensivo, insultante y preocupante, el ambiente que ha decidido inyectar el Jefe del Ejecutivo en este 4º INFORMITO. El criterio de Seguridad Nacional será el límite y el cobijo de un gobierno que ha convertido al país en su propiedad.

Sus adversarios tendrán que recurrir a CRITERIOS DE OPORTUNIDAD y convertirse en potenciales delatores; o firmar Pactos de Silencio para volverse embajadores de la ignominia de México en el mundo.

EL MUNDO LO OBSERVA

Falta ver el rumbo que toma el caso del coronel José Rodríguez Pérez, que presuntamente ordenó la ejecución y desaparición de seis normalistas del caso Ayotzinapa, días después de la desaparición de los 43, en septiembre de 2014.

La reciente denuncia del presidente de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa (Covaj), Alejandro Encinas Rodríguez, ha desatado toda una confrontación en el mundo castrense y más temores sobre la militarización.

¿Cómo nos puede decir el Presidente que el paso de la Guardia Nacional al fuero del Ejército nos garantiza una mayor seguridad a la luz de estos hechos? Y lo peor: ¿Quién va a enjuiciar los excesos y los abusos de los militares policías?

Empezaremos a tener respuestas, en la medida que veamos cómo avanza el proceso del comandante señalado. ¿Ya está en la cárcel? ¿Ya lo detuvieron? ¿Por qué no hubo el mismo trato que a Murillo?

Claro, seguramente la justicia militar se ocupará de él, pero lo hará en silencio, con sigilo, sin escándalo mediático, y sin posibilidad de que los deudos sepan el desenlace. Este es el ambiente previo al 4º INFORMITO de López Obrador.

Con éste, empezará la etapa de la militarización en todo el país.

 

 

 

You may also like...