Escala confrontación Académicos-4T; universidades asfixiadas y atadas de manos

Escala confrontación Académicos-4T; universidades asfixiadas y atadas de manos

La confrontación entre académicos y catedráticos de importantes universidades públicas como la UNAM y la UAM alcanzó este fin de semana niveles insospechados, luego de que investigadores de primer nivel se sumaron al rechazo de la propuesta del senador Armando Guadiana de auditar todos los recursos de las universidades públicas.

De hecho, el legislador morenista fue puesto contra la pared, y ahora se le pide que informe de los gastos realizados en 2019, cuando acudió como presidente de la Comisión de Energía del Senado de la República, a una cumbre sobre calentamiento global en Madrid, que fue considerada en su momento como mero “turismo parlamentario”.

Guadiana es conocido en México como “el rey del carbón”, ya que es propietario de minas de donde se extrae dicho mineral, considerado ahora como el más contaminante del planeta y del que la Comisión Federal de Electricidad, que dirige Manuel Bartlett Díaz, se sirve para generar casi el 60 por ciento de la energía en el país.

En el mundo académico, investigadores de primer nivel consideran este ataque, como el inicio de toda una estrategia para intervenir en la vida de las universidades públicas, e imponer una nueva línea administrativa e incluso política que les impediría generar recursos propios de investigaciones y patentes generadas por sus maestros y egresados.

Desde el actual sexenio de AMLO, las universidades públicas quedaron imposibilitadas de obtener recursos a través de ingresos por asesorías, elaboración de proyectos o dictaminación de obras. La reforma fiscal las obliga a enterar todos esos ingresos a la Secretaría de Hacienda, que a su vez los redistribuye a su criterio en el presupuesto federal anual.

En la UNAM, algunos catedráticos que prefieren mantenerse en el anonimato señalaron que la andanada es sólo un amago del presidente López Obrador, por la renuencia del Rector y funcionarios de alto nivel, a disminuir el monto de sus salarios mensuales, y colocarlos en la cifra que percibe actualmente el Ejecutivo Federal. Es, dijeron, el inicio de la Estatización a todos los niveles y áreas.

¿A QUIÉN LE RINDE CUENTAS EL FISCAL?

Algunos otros como la doctora Ana Laura Magaloni Kerpel, advierten que estas distorsiones obedecen a los poderes “extraordinarios”, que desde el sexenio de Felipe Calderón se empezaron a otorgar a la entonces Procuraduría General de la República, hoy denominada Fiscalía para la persecución de la “delincuencia organizada”.

Con esa decisión, dice, renunciamos a un proceso penal basado en la presunción de inocencia y el derecho a un juicio justo. Nadie escuchó. En los dos últimos sexenios, ese régimen especial se utilizó principalmente contra jóvenes, morenos, varones y pobres.

Hoy, además, la FGR quiere extenderlo a la comunidad académica. Mañana, posiblemente, podría ser a los opositores o los comunicadores. El problema es que va a ser muy difícil que alguien que detente el poder del fiscal renuncie a ese “régimen especial”.

En este sentido, gracias a ese régimen especial de delincuencia organizada, la protección de nuestras libertades constitucionales depende mucho más fuertemente que en otros países de la autocontención de la FGR. Por eso es tan relevante a quién le rinde cuentas hoy el fiscal general.

You may also like...