La nueva casta de informadores de la 4T

En el arranque de la segunda mitad de su sexenio, el gobierno de la Cuarta Transformación buscará este año, posicionar a su nueva élite de comunicadores que enfrentarán a los medios y periodistas “tradicionales” como Joaquín López Dóriga, Ciro Gómez Leyva o Carlos Loret.

En este nuevo círculo de líderes de opinión en ciernes destacan los nombres de Estefanía Veloz, Gibrán Ramírez, John Ackerman y el reconocido historiador Lorenzo Meyer, cuyo hijo ya forma parte del gabinete de López Obrador.

Estas personalidades, junto con otros influencers de las redes sociales, serán los encargados de lanzar los mensajes del gobierno federal y contrarrestar la andanada de “adversarios”, que se agudizó en el tercer trimestre del año pasado, con el inicio de la pandemia.

Estos comunicadores, junto con medios como Regeneración y El Senderjo del Peje, mejor conocido como SDP, emprenderán el contrataque en las redes sociales, principalmente Twitter y Facebook.

El portal EMEEQUIS realizó una investigación a través de Compranet, para saber cuánto dinero del presupuesto federal, se destina para mantener los altos sueldos de estos politólogos, que pese a no ser periodistas, realizan una feroz crítica contra reporteros.

Todos ellos perciben remuneraciones a través de Canal 11, con sueldos no inferiores a los 50 mil pesos mensuales en el peor de los casos. Así, aparecen en la lista la dramaturga Sabina Berman y John Ackerman. La primera se deslindó el año pasado de Ackerman.

Ellos percibieron casi medio millón de pesos por semestre. Estefanía Veloz, obtiene sus remuneraciones como Estefanía Juárez Mora, nombre que aparece en los registros públicos de Estados Unidos.

La activista nació en San Diego, California; hija del político y activista Jaime Martínez Veloz. Percibió en 2020 casi un millón de pesos, sueldo que difícilmente gana algún catedrático del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Ella colabora en el canal de televisión del Instituto Politécnico Nacional (IPN) como analista política y de temas feministas. Está afiliada a Morena. Entre enero y junio estuvo adscrita a la Subsecretaría de Asuntos para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Ahí percibía adicionalmente 73 mil pesos mensuales, de acuerdo con registros de la Cancillería.

Otra de las figuras de la comunicación dentro de la 4T es, sin duda, Gibrán Ramírez Reyes, exaspirante a la dirigencia nacional de Morena, quien ganó 1 millón 354 mil 385 pesos en Canal Once durante 2020.

Ramírez conduce el programa De buena fe; Estefanía Veloz colabora en dicha emisión. Su contrato está firmado como Estefanía Juárez Mora y tiene rango de reportera. Ganó 108 mil 576 pesos en el trimestre final de 2019 y 867 mil 063 pesos en el 2020.

Gibrán Ramírez dio un salto en el escalafón entre 2019 y 2020. Por ejemplo, de octubre a diciembre del año pasado cobró por concepto de conducción 204 mil 554 pesos. Los análisis se los pagaban por separado. Un trimestre de análisis le significaron 55 mil 680 pesos.

Incluso el respetado historiador, politólogo y académico Lorenzo Francisco Meyer Cossío está por debajo, en esa nómina de élite. Él ganó 558 mil 990 pesos por sus análisis de siete meses, entre mayo y diciembre.

Lorenzo Meyer es padre del secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano del gabinete obradorista, Román Meyer Falcón.

John Ackerman, exintegrante del Comité Técnico de Evaluación del INE (promovido por Morena), es esposo de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, ganó 173 mil 076 pesos en el trimestre que va de marzo a junio, y 283 mil 216 pesos de octubre a diciembre. Suman 456 mil 292 pesos.

Reportaje completo en https://m-x.com.mx/al-dia/salarios-de-a-millon-esto-ganan-estefania-veloz-gibran-ackerman-y-meyer?s=08

You may also like...